José Luis Batuecas

Atleta amateur con una progresión de 1:28’30″ en Medio Maratón en 2005 a 1:09’29″ en 2009. Campeón de Castilla-La Mancha de Maratón (2009). 1:09’29” en Medio Maratón y 2:36’19” en Maratón. 

UNA BUENA ELECCIÓN

Todo comienza con la idea de dejar de fumar, el tópico que todos sabemos: dejar de fumar engorda. Pues ese puede ser el inicio si lo conjugamos con un mínimo interés por los deportes en general y por el atletismo en particular, y un buen círculo de amistades que te animen y guíen en este mundillo. El resto…  es cuestión de tiempo.

De eso hace ya unos años, cuando conocí al hijo de un compañero que a la postre acabaría siendo y es un buen amigo y entrenador.

Por aquellos entonces, me brindé a realizar todo lo que me dijera y él se entregó en la misma proporción a pulir, a elaborar, a trabajar todo lo que yo tenía que ofrecer y que años más tarde daría sus frutos. He pensado en numerosas ocasiones que serví de “conejillo de indias”, pero qué afortunado fui.

En todos estos años he crecido en muchos aspectos, evidentemente en años, pero también ha aumentado la familia y a la vez he crecido como atleta, prueba de ello son las marcas. Comencé a correr Media Maratón debutando en Madrid en el año 2005 con una marca de 1:28’ y cuatro años más tarde (2009) alcancé la marca de 1:09’29” en la Media Maratón de Talavera de la Reina, debutando ese mismo año en la distancia reina en la Maratón de Ciudad Real con 2:36’19” y consiguiendo con ello el título de Campeón de Castilla-La Mancha de la distancia.

Para que todo lo anterior suceda es evidente que también creció y se fortaleció ese binomio tan importante que forman el “Entrenador/Atleta” en continuo y frecuente contacto con tal acierto que la relación hoy día va más allá de lo “profesional” calando en el lado más personal.

De las muchas conversaciones mantenidas, de las muchas horas dedicadas, me quedo con una frase de David que siempre recordaré y que engrandece y valora el trabajo realizado: “Lo fácil es entrenar a la persona que sólo entrena. Lo difícil está en entrenar al que tiene un trabajo con sus horarios, sus turnos, con familia e hijos, etc.”

Hoy en día las cosas han cambiado para mí. La dedicación casi exclusiva a la familia hacía muy difícil el seguir y cumplir una papela con grandes objetivos, con grandes marcas, pero también así David sabe encontrar el punto justo para adaptar tanto las sesiones de entrenamiento como elegir las mejores opciones para adaptarlas a mis necesidades.

Destacar de mi entrenador su interés y compromiso con lo que hace y que pone de manifiesto en el trato personalizado, cambiando, modificando y adaptando la papela en función del desarrollo de los entrenos y, cómo no, incidir en su  empeño, tesón y constancia para que las cosas salgan bien.

Finalmente decir que lo que he conseguido, atléticamente hablando, se lo debo a David y espero que aún nos queden muchos años y retos más por lograr.

Gracias por todo, míster, y suerte.