Ricardo de Pedraza

Ricardo de Pedraza

Atleta invidente Campeón de Europa de 5.000m en 2012, paralímpico en Londres 2012 y récord de España de 5.000m T11 (16:31″, 2012) y 10.000m T11 (34:28”, 2011)

ERRORES DE PRINCIPIANTE

No ha sido un camino fácil, como os podréis imaginar. Yo, de atletismo, sabía más bien poco. Lo que veía por televisión y hacía algunas lecturas que me llegaban de las típicas revistas de corredores populares. Mis entrenamientos antes de empezar con 26millas consistían en meter kilómetros los fines de semana con los amigotes, sin ningún control y, yo diría incluso, sin cabeza. Uno de los errores que cometemos muchos corredores populares es pensar que las tiradas kilométricas son suficientes para conseguir nuestros objetivos y no tenemos en cuenta ninguna otra cosa.

Siempre tuve claro que en la carrera tenía una vía de escape, que siempre me servía para liberarme del estrés diario. Corriendo me sentía vivo y era una especie de retroalimentación entre el medio ambiente y yo, consiguiendo con este feedback recargarme las pilas. Fue de esta forma como para vencer la discapacidad que me sobrevino me basé en la carrera para vencer el nuevo obstáculo que me ponía la vida.

MANOS A LA OBRA: MOLDEAR EL CUERPO

Yo no conocía lo que era un plan de entrenamiento personalizado. Nada que ver con esos que se publican en las revistas y que en la mayoría de los casos no hay quien pueda seguir. Con 26millas comencé sin ninguna preparación atlética. Lo primero que tuvo que hacer es conseguir que mi cuerpo cambiase para poder asimilar los duros entrenamientos que me esperaban. Teníamos que conseguir un cuerpo totalmente musculado y adecuado al deporte del atletismo.

Esto no se consigue en cuatro días y lo que nos ocurrió fue que las ganas y el calendario nos sobrevino a la preparación. Yo entrenaba con más ganas y avanzábamos tan rápido que mi cuerpo siempre iba por detrás. Enseguida empecé a cosechar un montón de récords de España y cada vez que saltaba a la pista era para intentar batir mi propia marca.

En mi primer campeonato de España conseguí meterme en la lista de convocados para un Campeonato de Europa IBSA y me traje dos medallas. Conseguí ir al Campeonato del Mundo en Nueva Zelanda y meterme en dos finales logrando un mejor 5º puesto en la final de 5.000 metros. El culmen fue el año pasado con mi medalla de oro en el Campeonato de Europa en Holanda y mi participación en unos Juegos Paralímpicos.

Entre todo esto, mucho trabajo, muchos récords de España conseguidos y muchas dificultades pasadas. Tuvimos que compaginar los entrenamientos como podíamos. Yo apenas encontraba guías y uno de los últimos vivía en Barcelona y de vez en cuando me tenía que desplazar para entrenar tres o cuatro días con él cada dos semanas. Los demás entrenamientos los hacía en una cinta de correr y, amigos, esto es muy complicado.

Hacía series, cuestas y rodajes en la cinta. La cinta lesiona mucho y además nunca traccionarás como cuando corres en el exterior, tus huesos y músculos no sufrirán el impacto que se tiene normalmente en la carrera.

Además, cuatro veces a la semana tenía que desplazarme a Toledo para entrenar. Allí mi digamos “guía estático” me ayudaba a entrenar en una cinta a modo de prueba de esfuerzo, iba cantándome los miles o los cuatrocientos además de animarme para darlo todo y exigirme el máximo. Todos esos días me hacía 140 kilómetros en el autobús con la correspondiente paliza de viaje.

Aún así creo que los resultados han sido magníficos y todo o gran parte debido a la programación de los entrenamientos. 26millas ha sabido leer perfectamente mi evolución, mis necesidades y mis objetivos. Sus entrenamientos son muy duros, pero a la vez muy amenos y sorprendentes siempre. Nunca repite lo mismo, la verdad es que no sé cómo lo hace. En los cuatro años que hemos estado preparando los Juegos no ha repetido ni una sola semana lo mismo.

En fin, creo que se puede resumir todo en una frase: ¡Gracias, 26millas, por haberme ayudado a conseguir mis metas! Actualmente nos hemos vuelto a meter en otro lío y éste es del que nos gusta a los dos. Vamos a ver de qué manera preparamos la prueba de maratón, más o menos en las mismas condiciones, compaginando además con mi carrera de Fisioterapia y como siempre con la escasez de guías.

Nuestros objetivos son muy altos, pero partimos de una ventaja, nuestra experiencia.